Photo Vanelli

 

Sol

Playa

Máscaras

Papel Maché

…y hockey. Mucho hockey. Estos son los ingredientes que convierten en un rincón tan especial a la pequeña ciudad italiana de Viareggio. 

Cuatro equipos de tres países disputaron el pasado fin de semana la final four de Copa Cers en esta localidad de la Toscana. El único clasificado español fue el C.H. Caldes, de Portugal y defendiendo el título participó el OC Barcelos y de Italia C.G.C. Viareggio y H. Sarzana.

En semifinales se cruzaron Sarzana y Barcelos con victoria para los lusos por 3 a 1 y Viareggio y Caldes que finalizó 2 a 0 para los anfitriones. Dos partidos con pocos goles, cuatro equipos que asumieron pocos riesgos y cuando lo hicieron se toparon con unos porteros que fueron protagonistas.

Pero en una tarde de hockey en la que el miedo a perder -o casi que a ganar- y los nervios provocaron que los equipos no desplegaran su mejor juego, las verdaderas estrellas estuvieron en la grada. Las aficiones de los cuatro conjuntos dieron el color y la emoción que una final a 4 europea merece, en especial la del Viareggio que dio la bienvenida en pista a sus jugadores con un efusivo mensaje de: Victoria o muerte. Adelante CGC.

Foto de Marzia Cattini para Cers Rink-Hockey.

Barcelos y Viareggio lograron el pase a la final y se enfrentaron en el choque por el título ante un pabellón entregado. Dos pueblos que comparten mucho más de lo que creen. Ambos rondan los sesenta mil habitantes. Sesenta mil apasionados de la artesanía (papel maché, barro, mimbre,etc) y el hockey. 

Los aficionados del Barcelos no eran muchos…o sí, dependiendo de la perspectiva. Contando que viajaron en autobús hasta Italia para ver jugar a su equipo sin tener garantías de que pasaran a la final…sí, eran muchos. Sin embargo, comparando hinchadas lógicamente eran muy pocos, frente al número de seguidores del Viareggio que llenaban toda la grada de 40 metros. Pero fueron ruidosos, no dejaron de animar y alentar a los suyos hasta que consiguieron el objetivo: revalidar el título europeo que hace un año consiguieron en su casa con su pabellón lleno. Ser el mejor una vez es difícil. Ser el mejor dos veces seguidas…es una hazaña. Y como triunfadores que son han sido recibidos los jugadores en el aeropuerto de Oporto por centenas de barcelenses que han querido hacerles sentir el calor de un pueblo volcado y agradecido a su equipo de hockey que ha logrado colarse entre los más grandes.

Pero Viareggio también ha escrito su nombre en la historia. Un pequeño club que ha demostrado saber trabajar como uno de los grandes, una final four a la que no le faltó detalle (en la final a cada mujer le entregaban una rosa al entrar en el pabellón).

Enorme el mérito de un club que más que eso es una familia. No se equivocan quiénes le llaman “Mágicon Centro” porque en el Palazzetto de Viareggio se viven cosas que ni se ven ni se explican, sólo se sienten.

Con esta final Viareggio ha logrado un billete para seguir soñando ya que disputrá la Continental Cup -primera edición con sistema final four, finalistas de Liga Europea y Copa Cers-.

Foto de Marzia Cattini para Cers Rink-Hockey.

Parabéns Barcelos y complimenti Viareggio. 

Resumen de la final CGC Viareggio (IT)  2 – O.C. Barcelos (PT) 4